¿Cómo es la consulta en ComersinDieta?

PRIMERA CONSULTA

Realizaremos una historia clínica y dietética. Gracias a esta historia clínica, evaluaremos tus antecedentes patológicos y problemas de salud actuales si los hubiera, analítica y tratamientos farmacológicos recibidos.

A partir de la historia dietética, pasaremos a hablar sobre tu alimentación. Tus gustos y preferencias. Hablaremos sobre tus horarios, estilo de vida, conocimientos culinarios… para centrarnos y enfocarnos exclusivamente en lo que necesitas.

Con toda esa información, plantearemos juntos los objetivos tanto a medio como a corto plazo.

SEGUNDA CONSULTA

En la segunda consulta, estableceremos un modelo de alimentación adecuado y adaptado a tus necesidades concretas.

A partir de este momento, comenzaremos a recorrer el camino juntos. Tú eres el eje central de este proceso de cambio que puedes comenzar desde hoy

CONSULTAS DE SEGUIMIENTO

Las consultas de seguimiento, no tienen una frecuencia concreta fijada. Según tu caso, pautamos la frecuencia de las mismas para evaluar los avances, revisar dudas, resolver problemas o dificultades que pudieran surgir y, reajustar o readaptar cualquier pauta si procediera.

En todo momento se te facilitará material complementario para que tengas a tu disposición alternativas, ideas y opciones saludables para incluir en tú menú diario.

raquel-cmsd
 
 
  • No te voy a prometer imposibles, ni resultados inmediatos. Eso no existe.
  • No te daré pastillas ni batidos, ni polvos milagrosos… Los milagros, hasta donde yo sé, no existen.
  • No te daré un copy paste (copia y pega) de la dieta que ya tiene la vecina de enfrente, tu cuñado o el alcalde de tu pueblo. Se trata de que comas bien tú.
  • Yo me voy a implicar al 100% en este proceso de cambio que has decidido emprender. Espero que sea algo recíproco. A nadie nos gusta perder el tiempo.
  • No existen trucos, secretos, ni milagros y no, aquí no hay atajos. La constancia será tu mejor arma.
Todos tenemos días malos. Esos días en los que tiraríamos la toalla. Recuerda esta frase:

Intenta y falla, pero nunca falles de intentarlo – Jared Leto