No puedes saltarte la dieta el fin de semana

No, no es una orden. Tampoco una obligación pero, si quieres aprender a comer (que espero que sea lo que te ha llevado a leer estas líneas) NO puedes saltarte la dieta el fin de semana.

  • ¡Qué exagerada!
  • Por un exceso de vez en cuando no pasa nada…
  • ¡No puedo vivir siempre a dieta!

No has tardado ni un segundo en pensar alguna de estas frases y, lamento decirte que no estás en lo cierto.

Planteemos un supuesto:

 

Soy consciente de lo exagerado del supuesto, pero…  A los hechos me remito:

  1. El sándwich de los viernes…
  2. Cada vez que comes pizza…  
  3. Cuando te zampas una hamburguesa…
  4. O una maxi hamburguesa… 

¿Qué pasa cuando te saltas la dieta el fin de semana?

  1. Al haber sido tan extremista entre semana, optarás por opciones extremadamente calóricas como te acabo de mostrar en las imágenes anteriores. Tu paladar, está acostumbrado a unos umbrales de dulce y salado y, con comidas tan restrictivas, tu cuerpo estará “desubicado” y, necesita comida con mucho sabor (comida rápida y extremadamente calórica habitualmente).
  2. Tu cuerpo NO aprende a comer mejor. Este punto es, lo que siempre trato de enseñaros en la consulta. Aprender a comer, aunque no te lo creas, implica tener opciones ricas y sanas a las que recurrir no sólo entre semana, sino, también el fin de semana.
  3. El punto más importante: Cuando te saltas la dieta el fin de semana, haces que tu esfuerzo extremo semanal, se vaya al garete. Ya has visto la cantidad de huevos que puedes comerte cada fin de semana en vez de una hamburguesa XXL, así que ¿por qué no unos buenos huevos fritos en tu nuevo menú “de dieta”?

¿Qué pasa cuando haces una dieta demasiado restrictiva?

  1. Vas a pasar hambre.
  2. No vas a poder mantener esa dieta por un largo periodo de tiempo.
  3. Estrés, mal humor, falta de sueño, ansiedad…
  4. ¿sigo?

Puede que, el fin de semana, no llegues al extremo que te he planteado en el ejemplo del inicio pero, en unas semanas, pasarás de comer pescado y lechuga a terminar atracando la nevera.

En poco tiempo, el sacrificio y el esfuerzo realizado, NO habrán servido más que para añadir un fracaso y una decepción más en esto de la pérdida de peso.

¿Qué hacer entonces si no me puedo saltar la dieta el fin de semana pero me quiero cuidar?

  1. Olvídate de la dieta. Creo que estas imágenes reflejan muy bien a lo que me refiero:

 

No se trata de no saltarte la dieta el fin de semana, si no precisamente todo lo contrario. Una dieta en la cual no haya una restricción calórica brusca, te permitirá ir ajustando tu “termostato” e ir reduciendo las calorías progresivamente para que tengas un peso adecuado. Te guste o no, esta adaptación es un proceso PROGRESIVO y requiere CONSTANCIA.

2. No consumas productos “de dieta”:

 

Aquí no añadiré absolutamente nada. Ni productos de dieta, ni ultra procesados en general. Cuantos menos consumas, mucho mejor.

3. Cambia el chip:

Ya has probado a hacerlo a tu manera y, de momento NO ha funcionado. O, mejor dicho, en el caso en el que lo haya hecho, no ha funcionado por un periodo largo de tiempo…Así que:

¿Para qué repetir los mismos errores, habiendo tantos errores nuevos por cometer? Me encanta esta frase.

¿Comenzamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *