¿La miel engorda?

Nunca me había planteado responder a esta cuestión hasta ayer a la tarde, recibí a una paciente a las 18:00, su hora habitual.

Me indica que por las inclemencias meteorológicas no ha salido tanto a pasear pero que ha mantenido más o menos lo aprendido en la consulta y que a pesar de eso, no nota haber bajado de volumen.

Tras la consulta, llega el temido momento de la báscula. Había subido ligeramente de peso (nada excesivo) y también el porcentaje de grasa corporal.

Llevo un tiempo con la paciente y, por la buena calidad de su alimentación me sorprendió. Ella también se sorprendió. Para detectar qué era lo que estaba fallando, le indico que realice un control de ingesta, es decir, que escriba lo que come durante un período de tiempo para revisarlo posteriormente.

Cuando estoy preparando la ficha tenemos la siguiente conversación:

Paciente: ¡Ah Raquel! Te tenía que preguntar, ¿qué tal es la miel? estoy enferma y me estoy tomando una cucharada sopera a la mañana desde hace 15 días y dos por la noche. Ya le he encargado a mi marido además que traiga otros dos botes del pueblo porque la de allí es muy natural y buena.

Raquel: ¿Cómo?

Paciente: ¿La miel no engorda no? Es natural y casera.

Y ahí me quedo yo pensando… sorprendida de que me digan que la miel no engorda.

Le pregunto: ¿Cómo sabe la miel?

Paciente: Dulce

Raquel: Y, en la naturaleza ¿qué da el sabor dulce a los alimentos?

Paciente: El azúcar

Raquel: Ya te has contestado.

La miel posee mayoritariamente azúcares, glucosa y fructosa (hidratos de carbono de elevado índice glucémico). Aunque contiene algunos aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas, la proporción de estos es tan pequeña que no cubre las necesidades nutricionales, aun tomando grandes cantidades de miel. Como punto positivo cabe destacar que, a diferencia de otros edulcorantes, la miel posee sustancias antioxidantes que confieren al producto un valor adicional.

La miel es un producto que varía mucho su composición. El suelo, las abejas, las especies cosechadas… harán que la composición química de la miel no sea siempre igual.

El componente principal de la miel son los hidratos de carbono (azúcares) que representan más del 80% del producto. El agua es el segundo componente, con un 18%. El resto de componentes no superan el 1%.

  • Es decir, ¿qué tiene la miel principalmente? Azúcar y Agua
  • Pero ¿la miel es natural no? Sí, pero natural no es sano, ni bajo en calorías, ni siquiera bueno.

Natural también es la ortiga y pincha o el veneno de serpiente y te puede matar.

El azúcar tiene casi 400 Kcal/100 g y la miel 320 Kcal/100g. Es decir, es un alimento calórico con escasas propiedades nutricionales (más allá del poder antioxidante y la presencia de alguna vitamina y mineral).

La miel será natural que lo es, pero también calórica por la elevada proporción de azúcares que contiene.

No hay que prohibir la miel, simplemente tener en cuenta estos detalles para no atiborrarnos de miel, aunque estemos con catarro y dolor de garganta.

La miel engorda aunque sea natural

¿Tomas miel habitualmente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *