Cenas para adelgazar

Escribir sobre cenas para adelgazar siempre es complicado. Si esperas 10 recetas milagrosas que te prometerán perder 3 kg de peso en 3 días, puedes ir cerrando la página porque te has equivocado de sitio.

El título de esta entrada hace referencia a como debe ser la cena para que puedas bajar peso de una forma saludable.

¿Cómo debe ser la cena? Te lo conté en la entrada Para bajar de peso, la clave está en la cena…

¿Por qué digo que es complicado escribir sobre cenas para adelgazar? Porque cada persona es literalmente un mundo. Así, Michael Jordan no tiene que cenar lo mismo que David Beckam, ni ninguno de los dos deberá cenar lo mismo que yo. ¿Por qué? Porque no nos parecemos en nada. No en aspecto físico (que tampoco), sino en nuestros requerimientos energéticos. Somos 3 personas totalmente distintas con necesidades absolutamente diferentes.

Dicho esto y cumpliendo los criterios explicados en el post que antes cito, voy a indicar 10 modelos de cena sencillos. No se trata de cenar poca cantidad, sino que lo importante está en hacerlo correctamente.

Estas cenas son sólo ejemplos, puedes adaptarlas a tus gustos o a la disponibilidad de esos productos en el mercado. El tamaño de las raciones debe estar adaptado a las necesidades de cada persona:

  1. Crema de calabaza, cebolla, zanahoria y calabacín + dorada a la plancha
  2. Tortilla de calabacín
  3. Revuelto de setas con gambas
  4. Lomo con pimientos
  5. Pollo asado con champiñones
  6. Bacalao con tomate
  7. Ensalada de rúcula, cebolleta, nueces, pera y queso fresco
  8. Berenjenas rellenas de zanahoria, cebolla y atún
  9. Espárragos con vinagreta + mejillones con tomate
  10. Pisto de verduras + salmón a la plancha con cebolla

Que no se te olvide tu trocito de pan y el vaso de agua. Y, he dicho trocito, no barra entera. Puedes terminar la cena con una pieza de fruta o un yogur natural o desnatado.

Recuerda que hay un millón de maneras de cenar bien, estos son sólo algunos ejemplos. Busca alimentos que te gusten, entra en la cocina, saca la sartén y organízate. Puedes hacer mayores cantidades de comida, congelar, dejar la cena preparada al medio día… ¡Hay mil opciones posibles y un millón de razones o excusas para ponerlas o no en práctica!

Una cena bien planificada es siempre una cena más sana

Y tú… ¿Cenas bien?

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *