5 reglas de oro para perder peso

¿Cuántas dietas has hecho? Y ¿Cuántas han terminado? ¿Comías cosas raras? ¿Tomabas pastillas o batidos? ¿Tenías vida social? Creo que, ya ves por donde van los tiros. Hoy, vamos a comentar las 5 reglas de oro para perder peso:

1. No dejes que te mande un papel (no eres el primer@ al que le pasa). Una cosa son ideas y conceptos. Otra bien distinta es un papel pegado en la pared que te obligue en cada momento exactamente lo que debes comer. Se lógico y piensa:

  • ¿Qué más da pollo que huevo?
  • ¿Por qué tengo que comer calabacín si a mí me encantan los espárragos?
  • ¿Por qué tengo que comer pera si me gusta más un melocotón?

2. No tienes que pasar hambre. ¿Un clásico no? Si estás a dieta y tienes hambre, estás haciendo una mala dieta. Tienes que aumentar el contenido en vegetales y limitar otro tipo de alimentos. Esto, es un cambio progresivo. Como todos los cambios, este proceso requiere un cambio. ¿Te han enseñado a comer alguna vez? Probablemente nunca. A comer adecuadamente, también se aprende.

Espero que esta imagen te vaya abriendo la mente:

Y no, no tienes que comer 8 kg de vegetales a diario… Pero, ya ves las “consecuencias” de comer cada viernes una pizza.

3. No tienes que tomar pastillas, ni batidos, ni potingues imposibles que sólo sirven para que pierdas el dinero, la paciencia y el tiempo. Para perder peso HAY QUE COMER MEJOR. Ni más, ni menos.

 

No tienes que comer 15 huevos, aunque sé que serías capaz de comerte la hamburguesa sin ningún tipo de esfuerzo…

4. No tienes que vivir recluid@ en tu guarida. Podrás relacionarte con la gente y tendrás vida social. No te voy a prometer patatas de bolsa y cubatas cada viernes, sábado y domingo pero, de vez en cuando ¿Por qué no? O ¿tal vez unas aceitunas?

5. No tienes que comer nada que no te guste. Este punto va un poco relacionado con la regla número 1.

  • Si te gustan los pimientos, pero odias los espárragos… ¡Come pimientos!
  • Si te gustan los langostinos y odias la merluza… ¡Langostinos al horno para cenar!
  • ¿Odias las coles de Bruselas? No eres el único. Pero ¿Te gustaría un revuelto de hongos?

Cuando quieres perder peso, todo son prisas, extremos y extravagancias. Es curioso cómo, a veces, lo más sencillo y lógico, termina siendo lo más eficaz.

No existen milagros y, aunque me encantaría, no hay una dieta perfecta. Es más, si te pones, tampoco hay reglas de oro para perder peso.

Aquí mandas tú y tus necesidades. Sobre todo, aquí quien manda es tu realidad: tus horarios, tus comidas fuera de casa, tus compromisos…

Se trata de ir mejorando la calidad de la dieta que ya tienes. Cada cambio que apliques, cada pequeño cambio, supondrá un gran cambio a largo plazo. Así que, ya sabes, despacito y con buena letra.

El problema está detectado, el objetivo está claro: bajar de peso y no volver a recuperarlo.

A partir de aquí, sólo falta pasar de la opción a la acción. ¿Comenzamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *